9 de abril de 2011

Risoterapia

 


Marzo 2008. Curso de Risoterapia

            Buscando unos apuntes encontré unos documentos de un curso que realicé hace tres años. Siempre intento acudir a estos eventos acompañada de alguien con quien podrás salir a tomarte el café en el descanso o hacer la tarea que te piden por parejas... En esta ocasión, pese a que el título del mismo venía a decir que iba a interactuar en todo momento con otros, fui sola.

 El tema me parece muy interesante, primero para el crecimiento personal y de segundas, para poder aplicarlo a nuestro campo de trabajo con nuestros pacientes. ¿Que de qué trataba? ¡RiSoTeRaPia! La encargada de impartirlo fue Ana Sierra, una excelente profesional.

Cuando hablamos de Risoterapia

            La entendemos como una estrategia psicoterapéutica que produce beneficios mentales, emocionales y somáticos. Actúa sobre el conjunto del ser humano.
Aunque no podemos considerarla como una terapia única como tal, porque ella sola no cura muchas enfermedades, si es preventiva y complementaria, así como facilitadora y favorece otras terapias, provocando mayor eficacia de las mismas.

Los objetivos de la risoterapia son:
­       -  Aprender a acceder a una visión distinta y mejor de sí mismo, de sus posibilidades y de su entorno.
­       -  Cambiar puntos de vista, pensar en positivo, divertirse, relacionarse… darse un regalo.


Bases Psico-Fisiológicas de la Risa:

El ejercicio de la risa. Cuando reímos, con cada carcajada, se pone en marcha cerca de 400 músculos incluídos algunos del estómago que sólo se pueden ejercitar con la risa. Se dice que los niños ríen una media de 300 veces al día y los adultos alrededor de 15.
Para reír fundamentalmente utilizamos 4 músculos: Risorio de Santorini, el cigomático mayor, el elevador del ángulo de la boca y cuando la risa es sincera… el orbicular de los ojos.

Efecto masaje en la columna vertebral y cervicales donde, por lo general, se acumulan tensiones.  Con la risa se estimula además el movimiento del diafragma originando un masaje interno que facilita la digestión y ayuda a reducir los ácidos grasos y las sustancias tóxicas.

No nos olvidamos del masaje cardíaco, aumenta la tasa cardíaca y la presión arterial, es beneficiosa para la circulación de la sangre. Entra el doble de aire en los pulmones y la piel se oxigena más (tonifica el rostro).

Limpieza. Se lubrica y limpian los ojos con las lágrimas. La carcajada hace vibrar la cabeza, se despeja la nariz y el oído.

Y… favorece la producción de endorfinas y encefalinas en el cerebro que se encuentran sobretodo en el sistema límbico y cuya función es combatir el dolor disminuyendo la receptividad del organismo ante estímulos dolorosos.

            Psicológicamente hablando, la risa nos produce sensaciones de bienestar y sensaciones placenteras, reduce la angustia y el estrés, provoca el cambio de actitudes, el pensamiento positivo. Une a la gente, facilita las relaciones sociales y afectivas, estimula el deseo, acerca a las personas, hace pensar bien de los demás y de uno mismo…


¿En Terapia Ocupacional? también. Mediante la risa promovemos el sentirse bien de la persona con la que trabajamos, facilita el tratamiento y la interacción terapeuta-paciente, es cierto que en ocasiones es más complicado ya que las circunstancias, tal vez, no lo permitan.


            Lo que se os ocurra, un taller de risoterapia hecho por vosotros mismos (NO apto para TO’s tímidos), una sonrisa diaria para cada uno de vuestros pacientes que armoniza la relación terapéutica, un toque de humor a vuestras sesiones…


Os invito a conocer un poco más sobre esta terapia.

Sonrisas Terapéuticas :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario